Los juglares

Definición: Los juglares eran personas que vivían en la edad media y su profesión consistía solo en entretener a la gente, poseían muchos talentos entre ellos cantar, danzar, recitar poemas, hacer malabares, juegos de manos, juegos de palabras y respuestas rápidas para ganar dinero. Iban de pueblo en pueblo recitando poemas (épicos) o canciones (líricos), ser juglar no era fácil, pero eran discriminados. Los juglares también tocaban en los castillos para entretener a los duques, reyes, príncipes...

laud.jpgJuglares de la historia
Mattius: Es un joven juglar de rasgos afilados, mirada sagaz y una expresión seria y pensativa. Los cabellos castaños le enmarcaban el rostro y le caían sobre los hombros formando ondas. Poseía una extraña calma y dignidad que le hacían diferente de los demás juglares. Era un buen juglar, con una gran vocación y una envidiable memoria, ya que sabía todo tipo de romances y canciones en varios idiomas, entre ellos: árabe, germano, griego, galaico...
Lucía: Es una chica que tiene expresión pensativa y calculadora y su cabello castaño le enmarca un rostro travieso en el que brillan unos preciosos ojos verdes. Es una gran persona con muchas ganas de aprender y un gran afán por poder llegar a ser una buena juglaresa. Al final del libro acaba siendo una juglaresa.
Martín: Maestro de del gremio de los juglares. Vive en Santiago. Es un hombre entrado en años, calvo y fornido. Está casado con María su mujer. Amansó una fortuna con lo que nobles y príncipes le daban por relatar sus hazañas, y tuvo la prudencia de retirarse a tiempo, antes de que la memoria comenzara a fallarle.
Orazio el Genovés: Juglar que viste de verde, y famoso por sus historias y por las juergas que se corre cuando tiene dinero. Es el mejor compañero de viaje para reírse, acompaña a Michel, Mattius, Cercamón y Lucía en la busca de una ermita en el fin del mundo. No les acompaña a Britania porque le da miedo el mar y vuelve para contar su historia a Martín i al reto del gremio.
Cercamón: juglar de barba negra. Las damas de alta cuna suspiran por él, y reyes y príncipes le piden que amenice sus fiestas con sus relatos de batalla. Muere en la emboscada del maestre de la Cofradía de los tres Ojos en una ermita de Finieterre cuando acompañaba a Michel, Mattius, Orazio y Lucía atravesado por una espada.

medieval.jpg