LOS CABALLEROS





—
En principio la Caballería está ligada a la historia de los guerreros a caballo, particularmente en la Francia de finales del siglo X, cuando los caballeros se convierten en el cuerpo militar más importante, y en figura de creciente poder político. El mero ejercicio del poder por los caballeros fue posible porque solamente ellos poseían el necesario entrenamiento militar, la suficiente riqueza y el propio caballo para poder desarrollar su forma típica de combate. Debido a su poder político, su relación con los clérigos y campesinos era bastante mala.
Todo el siglo X, más bien por las condiciones reales que por las imaginarias, puede considerarse parte de una época oscura, pesimista, insegura y presidida por el miedo a todo tipo de peligros, reales e imaginarios, naturales y sobrenaturales.
Vestimenta
—Yelmo o casco cilíndrico de hierro, con visor rectangular estrecho. —Cota de malla en forma de caperuza. Se fabricaba sobre cuero, donde se insertaban anillas o placas metálicas. Recubría el cuello, los hombros, el torso y la espalda con faldeta para proteger los muslos. —Espaldera, que hacía las funciones de coraza posterior. —Calzas, se prolongaban en las perneras de hierro. —Escudo, de forma elíptica con apunte triangular. Se construía con planchas de madera recubiertas de hierro y se acoplaba al brazo izquierdo. —Lanza larga, de hasta 4 metros, en madera con astil de hierro bien afilado. —Maza turca de plomo y bronce con aristas cortantes.